QUÉDATE


Quédate con quien sepa quererte. Quédate con quien te demuestre lo mucho que te quiere. Quédate con quien se preocupe por saber cómo estás. Quédate con quien te hable sin motivo. Quédate con aquellos que te echen de menos. Quédate con los que te podrías pasar horas y horas hablando. Quédate con los que te complementen. Quédate con aquellos que darían todo lo que tienen por hacerte feliz. Quédate con el que intente cambiar y, aunque no lo consiga, se esfuerce por hacerlo realidad. Quédate con los que te ayuden a superar el pasado. Quédate con gente como Alceo, que me ayudó a entender que en la vida no todos somos iguales y que, a pesar del pasado, no se puede juzgar a una persona por sus acciones.
Por eso, quédate, Alceo.

ESPERAR

Puede que hayas tenido razón. Sólo hacía falta esperar, dejar que el tiempo sanara mis heridas y que lo que tuviera que venir llamara a mi puerta.
No te haces a la idea de cuánto me he estado cuestionando si merecía la soledad eterna. Muchas noches llorando, muchas tardes riendo sin ningún motivo...
Puede que mi momento haya llegado, puede que Alceo se quede para no marchar y puede que viniera para hacerme ver que esto es lo que me espera.

DESPERTARME


Esta mañana, al despertarme, me he dado cuenta de lo que tengo y de lo que quiero tener. Puede que haya sido verme al lado de la persona a la que quiero, tal vez ver cómo su boca entreabierta me hipnotizaba mientras estaba durmiendo o, quizá, abrir mis ojos y verme abrazado a él.
Su pelo rizo y despeinado me incitaba a acariciarlo y sus labios a besarlo. Sentí como un cosquilleo invadía mi brazo hasta llegar al pecho y sólo pude proyectar esa emoción abrazándolo y despertándolo a besos. No sé si alguna vez habéis sentido algo así, pero os aseguro que es una de las mejores sensaciones que he tenido últimamente.
A veces me cuesta creer que haya encontrado alguien que me despertara esas sensaciones. Estoy deseando enseñarlo al mundo y por fin puedo decir que mi ilusión en la vida es despertarme con él cada uno de mis días.

ESTOY PREPARADO

Estoy preparado para tus palizas, tus puñaladas, tus insultos, tus miradas, tus desprecios y para demostrarte que no eres nadie.

Que, por mucho que lo intentes, no conseguirás tumbarme, puede que sí me agache para mirar el terreno, pero jamás me caeré.
Todos tus intentos serán fallidos, todo lo que digas lo usaré en tu contra.

Aquí estoy, demostrando lo que valgo. Aquí estoy, luchando por los que de verdad quieren algo.

LO IMAGINO


Así es cómo me lo imagino:
Brisa del viento mareando a mi pelo,
cánticos del mar atrayendo mi malestar.

Paso adelante,
sin pensarlo ni por un instante.

A mi mente se me vienen
los recuerdos de una vida inerte.

Todo lo construido
caerá en el vacío.

Amigos
que me creerán desaparecido.

Pareja
que ni siquiera se lo espera.

Familia,
una vida deconstruída.

Duro es el tacto de las rocas,
apenas podría decir si están rotas.

Las inseguridades
caen sobre mi pecho.

La felicidad se encuentra
a tan solo un paso más.

¿Lo hago?
Estoy a tiempo de parar,
pero ¿qué pasaría si no es cómo debo actuar?

Creo que debo hacerlo,
creo que…

La brisa me ha empujado,
noto como mi cuerpo se desprende.

Mi alma se separa,
el destino ha hablado.
Lo mejor de todo será no mirar atrás.

(…)

Aquí me encuentro,
viendo a mi cuerpo deshecho.

La marea lo está arrastrando.
Ni un descanso podré tener,
pues en el fondo del mar me quedaré.

¿TE HAGO FELIZ?


¿Realmente te hago feliz? Me veo en la obligación de hacer esta pregunta porque, honestamente, empiezo a dudarlo.

PASADO


El pasado  duele siempre y cuando se le recuerde. Es nuestro enemigo cuando en realidad queremos ser amigos. Debería funcionar para mejorar, pero ya no me quedan fuerzas por las que tirar.

TEN EN CUENTA

Ten en cuenta que no soy como los demás. Que no soy fácil de aguantar y que, aunque a veces no me entiendas, te quiero a rabiar. 
Soy de carácter rudo y personal, pero si me toleras, tal vez, algún día seré capaz de reaccionar.
Soy de los que le dan vueltas y vueltas a las cosas, pero simplemente para demostrarte que me importas.
Mi exigencia se debe a mi mente, pues busco en ti lo que una vez soñé para mí. Sé que todo merecerá la pena, pero, por favor, ten en cuenta que me duele que no me crean.

EL AMOR DE ATENAS

REVIENTO


No entiendo y procuro hacerlo. ¿Puedo serte sincero? Mis palabras no se las lleva el viento y por más que me esfuerzo, juro que sigo sin entenderlo.

Intenté hacerlo feliz, pero todos mis esfuerzos quedaban tirados por los suelos. Sabía que eso no era lo que quería, así que decidí no mirar atrás y borrarlo para probar el derrame del mal. Fueron muchos los lamentos necesarios para dicho proceso, pero lo conseguí, me liberé de las cadenas que suponían seguir manteniendo dicha condena.

El sonido retumbó por todo el planeta y el único que lo escuchó, no paró hasta que me encontró. Ahora reviento porque no entiendo por qué lo ha hecho. Quiero decir, muchos lo han intentado, mas pocos me han escuchado.

Estaba en el suelo y cuando mis lamentos inundaron mis deseos, apareció ALCEO y casi no lo cuento. Como un ángel aparecido del cielo, entre cánticos y luces celestiales, abrió los nubarrones y me mostraron sus ojos marrones. Poco a poco la luz que trajo consigo, rellenó las carencias que me motivaban a estar contigo. Te lo juro, Justo, nunca te estaré tan agradecido por no haber aparecido.

No sufras, no malgastes tu último aliento, escucha con atención a lo que te diré a continuación: la vida son dos días y, al ir tan deprisa, jamás hubiera creído que esto me tocaría. Me diste lo que siempre esperé, pero, fue tan alto el nivel, que no lo supiste mantener. En el fondo te lo agradezco, pero, por favor, no vuelvas con tus lamentos porque es ahora cuando te digo que no quiero que vengas suplicando por los recuerdos. Son hermosos, no diré que no, mas ahora toca formar otros. Por fin te digo adiós y, por mucho que me pese, construiré el muro de hormigón que una vez construiste sin mi supervisión.