ESPERANZA


Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero soy yo el que está perdido.

Pensar que hay tantas esperanzas en mis manos hace darme cuenta que tengo un enorme poder que todavía no he aprendido a controlar.

Debo tranquilizarme, dominar todas mis emociones y dejar volar mi imaginación para controlarlas, sobre todo mi esperanza.

MALO


¿Por qué el destino es tan difícil de explicar? Siempre creo que todo pasa por algo, aunque seamos nosotros los que elegimos el camino.

Me da miedo que cualquier cosa pase, buena o mala. No sé, puede que sea por ese famoso «efecto mariposa», que explica que, hasta el aleteo de una mariposa, puede originar huracanes en la otra parte del planeta y, piénsalo: toda acción tiene una consecuencia y si no la hubiéramos llevado a cabo, ¿qué seríamos ahora? ¿mejores o peores? ¿buenos o malos?

Últimamente todo me da miedo y, cuanto más lo pienso, más me acobardo. Puede que esto sea un reflejo más de lo que pasará si lo releemos sin más.

Nunca me ha gustado adaptarme a los cambios.


que siempre te callaste cuando solo querías reivindicarte. que siempre lloraste cuando nadie quería ni sabía consolarte. que buscaste el apoyo en los demás cuando no sabías limpiar las lágrimas sin más. que intentaste enseñar que no hay que temer nunca a los demás, caíste en el daño y prejuicios de los que creías íntimos.
No te dejes dañar por ellos, ¿no ves que no tienen cabida en tus sueños?
Sigue luchando por tus valores, aunque eso suponga renunciar a tus obligaciones.

SOL

Día de verano
tirado en el campo.

Rayos de sol
amontonados sin ton ni son.

Me dan en la cara
y, al bajar la mirada,
te veo sonriéndome como si nada.

Aun teniéndote en frente
sigo sin explicarme cómo sería no tenerte.

No encuentro argumentos
para decirte lo mucho que te quiero.

No encuentro razones
para explicarle al mundo los ojos que tienes por soles.

Es que no encuentro explicación
a lo que me transmites en el corazón.

Das sentido a todos los enigmas
y creas enigmas a todos los sentidos

porque tu eres más
de lo que nadie pueda llegar a imaginar.

En mi rostro se refleja
un alma vieja,
puede que sea la tuya pasada,
que se despide con una moraleja:


«El futuro se forma con la ayuda de dos,
no destruyas a una persona que quiere cambiar,
que, como el capullo de una flor,
saca sus pétalos con la ayuda del Sol».

TE ESPERO


Tantos días sin estar a tu lado y ya me parece que me he sobrepasado. Me he hartado de vivir conmigo mismo en mi cabeza y me duele llorar sin alguien que me sepa consolar. Siempre estabas ahí, siempre me caía, pero con la certeza de que me salvarías.

Ya te he dicho que no necesitaba esto para saber que te quiero, pero cada día estoy más seguro que eres tú a quien espero.

Te quiero Alceo y te juro que sigo luchando por demostrarle a esta vida que no existe ninguna valentía comparable a la que he formado estos días con la certeza que volverás cuando yo sonría, que será cuando juntes tu cara con la mía.

No quiero dejar este escrito sin decirte que aquí te espero, como Penélope, esperando que su amado vuelva de esa gran Odisea a la que se enfrenta, dispuesto a esperar hasta que me canse de respirar.

TE LO PIDO

Sigo hablando con dolor,
aun estado Alceo,
no todo es pasión.
(TE LO PIDO)
Las lágrimas siguen cayendo,
me baño en un lago
de lamentos cuando solo
quiero estar huyendo.
(TE LO PIDO)
Juego con mis lágrimas,
puede que procurando
olvidar todos los dramas.
(TE LO PIDO)

Procuro obviar lo que siento
y centrarme en los cientos
de pensamientos de los
que más quiero.
Siento cómo se desgarran
los girones de mi corazón.
Y por más que lo ignore,
no puedo olvidar que
sigo aquí. (TE LO PIDO)
¿Por qué no me fui?
En ocasiones es mi modo
de ver la vida lo que me hunde.
Por favor te lo pido, sácame
de este pozo en el que solo me ahogo.
De verdad te lo pido,
quiero desaparecer en un suspiro.
¿Podrás olvidarte y
alegrarte de lo mucho que te he querido?
(TE LO PIDO)
Veo que no has hecho lo que te pedí.
Ahora ya aprendí
que solo debo vivir,
aunque suponga estar sin ti.

OJOS


Montañas marrones cuyo origen oscuro
lo vieron todo en el mundo.

Grandes cordilleras
que pequeñas se vuelven
cuando detrás de los espejos
se esconden.

Nadie supo observarlos,
nadie quiso afrontarlos.

Grandes secretos esconden,
grandes verdades no conocen.

Su poder me vence;
no puedo evitar hipnotizarme
cuando la sonrisa
los acompaña.

Su brillo esconde
el grito de un niño cobarde.
Su luz me devuelve
la inocencia que han de robarme.

Qué bonitos son,
qué rabia me da
no hacerlos brillar más.
¡Alceo,
por fin te veo!

MUSA


¡Oh, musa
que en la noche se te escucha!

Invisible para mis ojos,
imperceptible para los otros.

No quiero que me dejes,
tu presencia me evoca
a las tierras más remotas.

Cada vez que me tocas,
tus labios saben a miel.
La brisa entre por mi piel
y sé que lo haces porque me amas.

Lo hago sin querer
o eso es lo que quiero creer.

El roce de tus actos
me evoca a las cercanías del Tártaro,
más bien es un viaje
en el que no pago ningún peaje.

RECORDARLO

Recordarlo me supone un esfuerzo, no sé, quizá mi cerebro decidió sumergirlo en un mar de oscuridad, donde solo lo podrán recordar aquellos cuyo corazón solo alberga la misma noche en la que me forzaron.
Sí, puedo decir que solo recuerdo el color de sus ojos, unos totalmente vacíos y llenos de lujuria que solo hoy puedo discernir. 
Cuánto dolor escondido en una habitación, cuánto daño que merece ser oído y no leído.

MEDITAR

Me apetecía escribirte, decirte lo que vales y todo lo que me has dado, así que allá voy: 

Querido Alceo, fueron tantas las veces que hemos sufrido por no saber lo que había pasado en nuestras vidas pasadas, que de nuestros ojos solamente salían lágrimas. 

Aún te estás descubriendo y, aunque no me creas, yo ya sabía lo que podías llegar a ser desde que te vi desde el horizonte que tanto me gusta ver crecer. Todavía no entiendes las acciones pasadas que habías hecho sin meditar, pero te digo que todo pasa por algo y que lo malo también tiene un significado. 

La vida nos ha unido y quiso juntarnos para enseñarnos que no hay nada que pueda separarnos. Tuvimos un pasado que nos ha devastado y juntos debemos repararlo para sentirnos renovados. 

Me has devuelto la fe en el amor, la esperanza en la gente y, sobre todo, me has dado lo que siempre quise tener con alguien a quien no esperaba conocer. Mis sueños, poco a poco, se están haciendo realidad y no es por nada más que estar acompañado de tu bondad, porque no hay persona con un corazón más grande que el que tu posees, porque, si aún no lo crees, no hay nadie que te supere en lo que tú realmente eres. 

Gracias por dejarlo todo por mí, gracias por decir adiós a lo que siempre nos dio rencor. 

Te quiero y espero que lo nuestro sea más que duradero y no perecedero.