NO ES UN ADIÓS

junio 05, 2018 Orfeo 0 Opiniones

Me pregunto si realmente, con mis escritos, he conseguido hacerte llorar. ¿He logrado sacarte alguna lágrima de emoción? 
La pena entra como un relámpago, te destroza y no le importa. Sé que sacar lágrimas es fácil, mas no de emoción. Hacer daño a las personas no resulta laborioso, pues todos tenemos un corazón de cristal. ¿Acaso así son los sueños, que vienen y van?
Has sido mi ilusión durante mucho tiempo y. como el humo de un cigarrillo, te has desvanecido. Has entrado en mis pulmones y, aunque creía que me dabas placer, me has destrozado por dentro.
Mi corazón se ha roto en tantos pedazos que nadie ha podido recogerlos ni con mil abrazos, pero hay una persona que sí lo ha conseguido, mas no con abrazos – como yo creía – sino con cariño y compresión. He vuelto a encontrar a alguien que me complementa, que, con una simple mirada, me evoca a otros mundos. He conocido a una persona con la que he hecho algo que jamás pensé que volvería hacer con alguien: conectar.
Ha sido mucho tiempo y mucho trabajo escribiendo sobre el desamor y el dolor, ha llegado el momento de pasar página y cambiar de temática. Tal vez vuelva el Orfeo de siempre, ¿quién sabe?, pero por el momento prefiero pensar que no pasará y que de mí han brotado nuevas energías y ganas por hacer lo que hago.
Con el tiempo sabrás quien es, disfruta de tu largo letargo. Hasta pronto, Justo.

0 comentarios:

Deja tu comentario!