MIEDO

octubre 12, 2018 Orfeo 0 Opiniones


No estoy viendo nada, la oscuridad se apodera de mí, apenas puedo saber dónde estoy. No puedo abrir mis ojos, es como si alguien los hubiera sellado con silicona. No consigo dejar pasar la luz.

¡Espera! Creo que puedo abrir el izquierdo, ¡sí!, lo estoy haciendo. Pero no es oro todo lo que reluce, no estoy contemplando lo que quería ver, la imagen que veo está inerte, no se mueve, permanece impasible a mis movimientos. Creí estar viviendo en un sueño, pero parece que es mucho más que eso. Aunque quisiera, no podría describirte lo que estoy deslumbrando, es una imagen que se desvaneció apenas con un soplo de viento. Bueno, ahora que lo pienso… La imagen que veo es la de alguien a quien no quiero entrando en un lugar donde solo puede ALCEO.

Lo estoy intentando con el derecho que, aunque parezca tener irritación, no puede abrirse más que un par de pulgadas. Con él sí que puedo ver lo que quería: un pequeño rayo de luz entra por las rendijas de mis pestañas.

Creo que de esto saco una clara lectura: sigo un camino a oscuras al que llamo vida, en él avanzo a ciegas y cuando intento mirar por donde voy, solamente veo lo mismo, que solo me centro en una persona, ayudarla a cambiar y a ser feliz, pero cuando intento centrarme en mí, no lo veo con claridad, apenas puedo hacerlo y continúo abriendo el ojo que solamente se fija en él y camino a oscuras.
Tengo miedo  de no saber cómo seguir, de no saber cómo hacer feliz a la gente, miedo de no saber guiarme porque si me descarrilo, ellos también lo hacen. Tengo miedo de que todo, al final, termine valiendo para nada o para que no se me sea reconocido el esfuerzo por el que tanto me he esforzado en conseguir.

0 comentarios:

Deja tu comentario!