DEIFICACIÓN

mayo 27, 2018 Orfeo 0 Opiniones


Entrada al Olimpo,
escaleras de mármol,
todos mis sueños
en la palma de tu mano.

Sigo avanzando
a pies agigantados.
Entro en el salón,
los dioses me están mirando.

¿Acaso han encontrado a
mi nuevo aliado?

Dioses y humanos
nunca habían compartido
el mismo deseo compasado.

Han encontrado un mortal,
alto, de ojos castaños,
pero, para deificarlo,
antes una cosa debe pasar.

Por todos es sabido,
que los lazos de los mortales
con los dioses,
posibles no son.

Para convertirlo en dios,
yo debo separarme de él.

Los pilares siguen mirando,
las columnas, de todos los artes,
están fascinando.

¿Qué tendrá el mortal
para que los dioses ofrezcan
tal bondad?

No hay duda de lo especial que es,
más cualquiera que lo conozca
sabrá que no puede marchar.

¿Qué pasará
si no dejo que vuelva?
¿Qué pasará
si dejo que en dios se convierta?

0 comentarios:

Deja tu comentario!