PÁRAMO

febrero 12, 2018 Orfeo 0 Opiniones

Arcoiris, nubes y amapolas. Brisa de verano, aroma a jazmín, mirando a tus pestañas, así me perdí. 
Eclipse del páramo, haz de luz. Bajo la sombra del roble nos tumbamos y allí nos abrazamos. Nos juramos sinceridad y felicidad. 
Lo primero apareció y nos dañó, mientras tanto, el segundo se desvaneció. Lágrimas de sal, dulce sangre, así se formaron los ríos que una vez vimos y con la corteza del fuerte caballero, creaste la barca que sólo te mantiene a ti a flote. 
Algas de seda y acompañado de amebas, mi único alivio: el despertar de un nuevo día.

0 comentarios:

Deja tu comentario!