RETORNO

diciembre 08, 2017 Orfeo 0 Opiniones

La pena entra como un relámpago, te destroza y no le importa. Todo pasa por una razón, pero este torbellino ha preferido ignorar esa ley y me ha hecho recordar que no soy lo que aparento ser. Han vuelto, mi pena y mi dolor han querido venir para ver mi autodestrucción. He creído haber construido un muro de hormigón, pero los sueños nunca se hacen realidad y, por lo que veo, el hormigón se destroza con un soplo de viento. 

La llama se está apagando, cada día mi insuficiencia retorna a mí, negándome que existe una puerta más allá de la vida. No quiero caer de nuevo y, por ello, me desvanezco hasta el techo. Soy pólvora incandescente que no logra superar nuevas barreras. Los logros quedan reflejados en humo negro, propiedad que no tomaré yo.

He vivido para sufrir, he nacido para morir. Y me duele no haber sido lo suficiente para ti. No he querido mirar al otro lado del espejo, mi reflejo se ha convertido en una realidad demasiado objetiva. No quiero verlo, no quiero percibir lo bueno que es sentirse viejo.

No hay vuelta atrás, mis lágrimas vuelve con mi primer beso. Ya no te quiero ni mirar, tampoco quiero volver atrás.

0 comentarios:

Deja tu comentario!