COMPÁS

noviembre 01, 2017 Orfeo 0 Opiniones

Y fuiste tú la que estrenó mi corazón y que, con tantos llantos, me lo rompió.

Fuiste tú ese aliento del pasado que no se va ni con un adiós.

Fue la llamada negra la que me invitó a creer en ella.

Y es la vida la que me recuerda que no tengo cabida.

Me mareo con el tintineo de los marineros que no volvieron.

Me despido en un suspiro que ni yo mismo predigo.

Dice la mar que ya no bailarás su compás.
Pues los astros ya no quieren mirar atrás.

0 comentarios:

Deja tu comentario!