ABUELOS

octubre 28, 2017 Orfeo 0 Opiniones

A mi corazón le cuesta respirar. He soñado con vosotros por primera vez desde hace mucho tiempo.

Os he sentido a mi lado y más a ti, a la única que, con más injusticia, se fue de este mundo. Te quitaron de mi lado, de nuestro lado.

¿Por qué no puedes ocupar su lugar?

Me he reencarnado en la piel de tu hija, no era yo quien te abrazaba, era ella. Lo he sentido todo: tu olor, tu calor y, sobre todo, tu cariño. Desprendías tanto afecto...

No creas que a ti no te extraño, todavía hoy quiero saberlo todo sobre ti. La gente te sigue recordando y yo no puedo hacer otra cosa más que escucharlos. Te quiero ver, quiero ser tu alumno. Desprendías sabiduría.

Ni yo mismo entiendo en qué estaba pensando el destino cuando decidió apartaros del camino.

Las pruebas han sido muy duras y las experiencias todavía más.

Hoy me he despertado llorando y con el corazón acelerado. He creído teneros a mi lado, he creído poder abrazaros, pero no ha sido así. Este sueño, como todo en la vida, ha sido una prueba del destino.

Hoy, más que nunca, siento nostalgia de algo que, por desgracia, jamás he tenido.

0 comentarios:

Deja tu comentario!