RENDIRME

mayo 25, 2019 Orfeo 0 Opiniones



Hace algunos días me preguntaron qué salidas tenía lo que estaba estudiando y si sería feliz una vez haya acabado y viera lo que me espera. Desde entonces me siento desmotivado y aunque no me lo hayan preguntado, me cuestiono si debería seguir o no y sé perfectamente qué es lo que no debería hacer: RENDIRME.


Constantemente observo y me pregunto qué es lo que me hace especial o diferente y ¿sabes?, por primera vez, no tengo una respuesta para eso.


Desde pequeño me he sentido diferente por no seguir los pasos de los demás, por ver lo que nadie veía y por elegir lo que nadie eligió. Me he sincerado a través de lo que yo creía que era mi razón y nunca me he arrepentido hasta ahora. ¿Y por qué? ¿por qué justo en este momento lo estoy haciendo?


Supongo que será un momento de bajón o, simplemente, que necesito estar así para poder ayudarte a ti, pero, sobre todo, a mí y es lo que todavía no he aprendido hacer: autoconsolarme.


He aguantado lo que no puedo describir por conseguir ser feliz y, a pesar de haber logrado la mayor parte de las cosas que me he propuesto, no han conseguido sacarme una sonrisa. No me he sentido feliz cuando lo he conseguido y creo que es porque vivo para los demás.


¿Por qué he de sentirme así, si yo no elegí este objetivo? No suelo decirlo, pero elegir ser lo que soy, ser Orfeo, no me está resultando nada fácil. Veo como cada cosa que me planteo hacer se trunca al final, pero, no sé por qué motivo, sigo luchando por ser yo mismo y, voy a ser sincero, a mí no me va lo fácil.


He peleado con mi cabeza tantas veces, como ahora, que sigo sin conocerme. Es verdad que la vida es corta, pero no tanto como dicen. No pienses que no te va a dar tiempo ser feliz, porque cada uno encuentra su propia felicidad a su propio tiempo; eso es lo que me fascina: ver los diferentes progresos, objetivos y salidas que cada uno puede llegar a conseguir.


Estoy luchando por ser un modelo a seguir, que si el día de mañana a mis sobrinos o a mis hijos les preguntan cuál ha sido su modelo durante toda su vida solo se le venga mi imagen a su cabeza.


Quiero hacerte mejor persona, enseñarte que la vida no es fácil y lo que está por venir no parece ser diferente. Quiero que sepas que por mucho que duela, por muy difícil que sea, siempre encontraremos una salida porque eso es realmente lo que nos define.


No me importa ser diferente, ser la única persona que conoces que haga vídeos y que parezca ser un «rarito». No me importa siempre y cuando sepas que todo lo hago por transmitirte no es un mensaje cualquiera, es EL MENSAJE.


Puede que, por el momento, no tenga los mejores medios, pero quiero que seas tú, que no dependas de la opinión de los demás para conseguir algo porque, te contaré un secreto: si me hubiera dejado guiar por los demás, ahora mismo no estarías escuchando mi voz.


Las caídas soy muy duras y es muy fácil seguir en el suelo; lo difícil realmente es levantarse , pero es eso lo que quiero que te defina, tu capacidad de seguir cuando nadie confiaba en ti. 


Quiero que, cuando te caigas, te acuerdes de mí y tengas presente estas preguntas en tu cabeza:


1. ¿De verdad quiero seguir así sabiendo lo que podría conseguir?


2. ¿Seré feliz si continúo?


Dicen que, antes de morir, toda nuestra vida se pasa por delante de nosotros durante unos segundos, ¿estás seguro que conseguirás ver lo que siempre quisiste ver?


No te puedo mentir, de verdad que no, pero no puedo decirte que la vida sea un camino de flores que te llevará directo o directa a tu objetivo porque, no todos tenemos claro cuál es nuestra meta y, mucho menos, lo que debemos hacer para conseguirla.


Yo no lo he elegido, no he decidido ser así, pero creo que he nacido de esta manera para enviar EL MENSAJE que ya te había dicho y no pararé hasta encontrar la manera exacta para conseguirlo.


Por eso te digo que no te rindas, llegará un día en el que lo encuentres cuando menos te lo esperes y, cuando eso pase, no te rindas, porque el mundo nos necesita puros y ¿quién sabe?, tal vez seas tú el nuevo Orfeo que necesita ayudar a los demás y, si es así, te pido que me ayudes a seguir.


Quiero serlo todo y, a la vez, no quiero ser nada, transmitirte que puedes aunque creas no saber hacer nada.


Cualquier cosa que necesites, no importa el momento ni el lugar, háblame, juntos podremos ubicarnos.


Ya sabes dónde encontrarme.


Gracias.

0 comentarios:

Deja tu comentario!