SOL

febrero 13, 2019 Orfeo 0 Opiniones

Día de verano
tirado en el campo.

Rayos de sol
amontonados sin ton ni son.

Me dan en la cara
y, al bajar la mirada,
te veo sonriéndome como si nada.

Aun teniéndote en frente
sigo sin explicarme cómo sería no tenerte.

No encuentro argumentos
para decirte lo mucho que te quiero.

No encuentro razones
para explicarle al mundo los ojos que tienes por soles.

Es que no encuentro explicación
a lo que me transmites en el corazón.

Das sentido a todos los enigmas
y creas enigmas a todos los sentidos

porque tu eres más
de lo que nadie pueda llegar a imaginar.

En mi rostro se refleja
un alma vieja,
puede que sea la tuya pasada,
que se despide con una moraleja:


«El futuro se forma con la ayuda de dos,
no destruyas a una persona que quiere cambiar,
que, como el capullo de una flor,
saca sus pétalos con la ayuda del Sol».

0 comentarios:

Deja tu comentario!