CIEGO

noviembre 12, 2017 Orfeo 0 Opiniones

¿Es posible que mi ceguera me haya impedido observar todas las señales del destino? ¿O, simplemente, no lo he querido ver? Tantas preguntas sin resolver, cuyo único receptor es mi corazón.
Me he quedado mudo, ciego y, casi sordo. He podido oír tus llantos, escuchar cómo tus lágrimas caían en su hombro y no en el mío.
Espero que consigas ser tan feliz como nos había imaginado.

Desde aquí te pido perdón por no haber comprado el manual de eso que tú llamas "corazón".

0 comentarios:

Deja tu comentario!